Yeidy Briyith Nazareno

Nombre del niño:  Yeidy Briyith Nazareno

Edad: 9 años

Madre: Rosa Milderos

Diagnóstico: Leucemia Linfoblastica Aguda

Procedencia: Tumaco, Nariño

Tiempo de estadía en la fundación: Mayo 2019

 

TESTIMONIO

Mi nombre es Rosalinda Milderos, yo soy la mama de Yeidy Briyith Nazareno  y tiene leucemia linfoblastica aguda, en un inicio a ella se le  hincharon los tobillos y con fiebre,  yo pensaba que  se había golpeado y la lleve donde el médico, luego le mandaron unos exámenes y cuando estuvieron los resultados  me llamaron para repetir los exámenes porque a los médicos les parecían raro los resultados, así que fui y se los hice repetir y cuando la lleve a la EPS ya la niña no podía caminar, se le empezaron a hinchar las rodillas y eso fue en el transcurso de 15 días.

Cuando la lleve a la EPS la mandaron por urgencias a una clínica ahí en Tumaco, estuvo hospitalizada como 8 días y me dijeron que era artritis juvenil, pero antes de yo llevarla a  la EPS con los exámenes que ya le habían sacado, yo fui a un médico particular y ese medico cuando miro los exámenes me dijo “lleve la niña Cali, llévela a Imbanaco, al valle de Lili o al club Noel” pero él no me dijo que tenía la niña o que podía tener,  yo le dije que bueno, pero en ese momento yo no tenía dinero, entonces tuvimos que esperar la cita de la EPS. Luego que le dieron salida de la clínica y nos regresamos para la casa le mandaron a tomar ibuprofeno y otras pastillas,  la tuvimos como 5 días en la casa y  como no se le miraba mejoría y el próximo control era dentro de 15 días, buscamos por nuestros medios para traerla a Cali con un médico particular, cuando el medico vi los exámenes que traíamos de Tumaco la remitió al club Noel y ahí le sacaron más exámenes y le dieron el diagnóstico de cáncer, en el club Noel permaneció 3 días y luego la remitieron al valle de Lili, para iniciar proceso, estando en la clínica le tomaron más exámenes, pero ya  luego de estar una semana hospitalizada en el valle de Lili ella empezó a caminar de nuevo, por que antes no podía estar de pie.

El papá fue el que recibió el diagnóstico, fue el quien estuvo con ella cuando inicio todo lo de la enfermedad, estuvo tres meses con ella, yo me encontraba trabajando, cuando a ella la diagnosticaron y la ingresaron a la UCI, ahí si yo viaje de Tumaco a Cali, en eso momento yo lloraba mucho porque yo pensaba que cuando alguien está en la UCI es porque está muy mal.

Cuando la diagnosticaron, el papa se quería llevar la niña para la casa, él estaba preocupado por ella, él me llamo en la madrugada diciendo que él se iba a llevar a la niña para la casa porque tiene cáncer y esa enfermedad no se cura, pero en ese momento hablaron con él y le explicaron que no hiciera eso, que la niña podía vivir con el tratamiento, que solo era de esperar. Al inicio, el papa y yo llorábamos mucho, porque la niña tenía las manitos hinchadas, ya no había por donde chuzarla más, porque le habían hechos muchos procedimientos para los exámenes. La familia se preocupó mucho, lloraban, porque tenían entendido que esa enfermedad no tenía cura, pero ya después no pusieron una psicóloga en la clínica y también la doctora nos explicaban que la enfermedad si tiene cura, solo toca esperar y seguir el tratamiento.

A la niña se le dijo que tenía la enfermedad, pero no se le explico que era, ya después ella fue asimilando su enfermedad, a ella le explicaron todo lo que iba a pasar con la enfermedad, que se le iba a caer el pelo, que se iba a colocar delgadita o más gordita, todo eso se lo explicaron a ella. El saber esas cosas que van a pasar, le da ánimos a uno, uno puede asimilar la enfermedad como algo más normal, lo más difícil es la división de la familia por ahora, pero todo es por el bienestar de ella.  Al inicio uno pensaba ¿tanto procedimiento para qué?  de pronto se vaya a morir la niña o algo así, pero uno ya tiene otra manera de pensar, solo dios sabe lo que va pasar, uno hace lo posible para estar con ella, cuidándola, siguiendo el tratamiento hasta que dios quiera.

Al inicio cuando me dijeron que me iban a enviar a un hogar de paso yo no sabía que pensar, yo me preguntaba “¿y eso cómo es?” a lo primero le dijeron al papa, que lo iban a mandar a un hogar, pero era bien retirado de Cali y él pensó que iba a estar muy encerrado y todo, pero ya cuando llegue yo, dije de una que si, además no tenía más para donde irme,  pensaba que iba a ser duro. Los primeros días si lloraba en la fundación, porque uno lo mira esta situación como un encierro, pero uno se acostumbra y trata de conversar con las otras madres que pasan por lo mismo, yo en la fundación me siento bien, a mí me gusta como es la gente de aquí, no tengo queja de aquí, estoy bien agradecida con todas, con la enfermera, con los administrativos, yo pensaba que iban a ser “jodidas” pero todas son pura risa y eso lo ayuda a uno a sentirse mejor, yo hablo con las otras mamás y les digo que no tengo queja de aquí de la fundación, tanto que lo ayudan aquí, comida, estadía, todo, de verdad me parece bien.

Yeidy es feliz aquí en la fundación, desde que tenga con quien jugar o donde jugar, ella es feliz, yo sé que mi hija al llegar aquí no va a estar triste o alguna cosa así, yo al inicio si pensaba como se iba a sentir mi hija en un hogar de paso, pero no, Yeidy es feliz aquí con sus amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.